Desde hace unas semanas, el Gobierno Español trabaja para proporcionar ayudas a las empresas por el coronavirus. El objetivo de estas ayudas se centra en poder solventar la futura crisis de manera óptima. Sin embargo, los fondos se están agotando antes de darse.

Las ayudas a empresas por el coronavirus pretenden apoyar a pymes y autónomos que han tenido que cesar su negocio debido a la pandemia. El Gobierno Español proporcionó una primera línea de avales públicos que todavía no ha sido activada y, está pensando, en una segunda. 

Los bancos confirman que hay una sobredemanda de financiación de pymes, autónomos  y grandes compañías susceptibles de acogerse a las líneas de avales. Esto significa que, los primeros 20.000 millones en préstamos ICO que estaban dispuestos a ayudar a empresas por el coronavirus se van a quedar muy cortos.

Factores a tener en cuenta en las ayudas a empresas por el coronavirus: la falta de fondos

La semana pasada, el Gobierno anunció que, el primer tramo de avales diseñados para ayudar a las empresas por el coronavirus estaba siendo activado. Esta ayuda se enfoca a aquellas empresas con problemas de liquidez debido al parón económico.

De los 20.000 millones que el Gobierno propone para ayudar a las empresas por el coronavirus, 10.000 millones están dirigido a grandes empresas y, la otra mitad, a pymes y autónomos. El Estado asumirá entre el 60% y 70% de las pérdidas en caso de las grandes empresas y, un 80% de cobertura con pymes y autónomos.

El Instituto de Crédito Oficial (ICO), está trabajando para poder activar las ayudas a empresas por el coronavirus lo antes posible. El Ejecutivo tomó la decisión de sacar líneas de avales por tramos para comprobar cómo funciona y ver la dónde hay más demanda. 

Sin embargo, las entidades ya están convencidas de que, esta ayuda se agotará rápidamente, debido a las miles de peticiones de liquidez y la alta demanda. Los bancos ya han sido testigos de una avalancha de solicitudes de financiación y, algunos ICO, como, concretamente, el de hotelería, se agotaron en una semana.

Por lo tanto, el problema de la alta demanda y la falta de créditos ICO se une, también, a otro de los puntos, que todavía no ha sido contemplado, clave para ayudar a las empresas por el coronavirus y es cómo se van a repartir los 20.000 millones entre las entidades. 

En un principio, el Gobierno y los bancos pactaron que, estos millones, fuesen por cuota de mercado para que los bancos no compitiesen deslealmente. Sin embargo, la idea fue descartada y se volvió a pasar a la operativa del ICO donde los avales se reparten a demanda, sin una cuantía fijada con antelación.

Las ayudas a empresas por el coronavirus han provocado una sobredemanda que podría suponer que el Gobierno volviese a su plan inicial para poder asegurar la adecuada distribución. 

El Gobierno Español debe tener en cuenta todos los factores para determinar la velocidad a la que se van a consumir las ayudas a empresas por el coronavirus y saber cuántos millones deberán prestar para solventar los problemas económicos causados por la pandemia.