Medidas para evitar insolvencias y sobreendeudamientos empresariales. En FinGO te informamos de todas las novedades.

Se está estudiando, por parte del gobierno, ayudas directas a pymes y autónomos de una duración de cinco meses. Son dirigidas a mantener negocios que sean viables y que han sido especialmente castigados por la pandemia. Esta medida se ha determinado para evitar insolvencias y sobreendeudamientos empresariales.

Se ha determinado el periodo de cinco meses por parte del gobierno teniendo en cuenta el plan de vacunación. Así al término de dicho periodo exista una menor incidencia de COVID-19.

Estas medidas tienen como objetivo rescatar compañías viables, que así lo acrediten sus datos bancarios. Estos deben ser resultados registrados antes de la pandemia y de esta forma evitar destinar las ayudas a empresas insolventes.

Se estima que las ayudas oscilan entre el 70% y el 75% de la facturación registrada por el negocio. Siendo así, durante el año 2019 durante los 5 meses determinados por el gobierno para ayudar a evitar insolvencias y sobreendeudamientos empresariales.

Las formas previstas para inyectar estas ayudas serán probablemente mediante un cheque a fondo perdido. También, a través de un fondo público con créditos participativos o inclusive por ambas vías.

Estas ayudas deben ser avaladas previamente por la Comisión Europea. Están dirigidas con el propósito de evitar insolvencias y sobreendeudamientos empresariales de pymes y autónomos, no de liquidez.

Aún no está claro en qué consistirán básicamente las ayudas. Podrán contar como condonación de parte de los créditos ICO o fórmulas que permitan capitalizar esa deuda condonada.

Las entidades bancarias son las principales interesadas en que empresas viables puedan seguir haciendo frente a sus compromisos de índole financiero y así evitar impagos. Por lo tanto, quieren tener un papel clave en estas ayudas directas a las empresas. Optan por darles oxígeno y evitar insolvencias y sobreendeudamientos por parte de las mismas.

El objetivo es que las empresas, clientes de los bancos, acudan a las propias entidades financieras y que estas les adelanten los fondos que procederán del gobierno. Así agilizando el obtener un impulso financiero hasta el momento en el que el ejecutivo reciba los fondos de la UE.

Los bancos apuestan por volver al modelo que se siguió con los avales ICO. Financiando el Estado una parte de las inversiones de las empresas para su impulso económico con fondos europeos. A la par que los bancos financien otra parte de dichas inversiones y así lograr una cooperación para evitar insolvencias y sobreendeudamientos empresariales. 

Es clave y fundamental para la banca y el gobierno dirigir estas ayudas a empresas fiables y viables, distinguiendo escrupulosamente de otras compañías llamadas “zombi”. Por lo tanto, se hará un análisis por sectores y empresas para ver cuales son viables y cuáles no, analizando el riesgo de cada empresa caso a caso, al igual que se ha realizado con los avales ICO.  

Si quieres más información sobre medidas para evitar insolvencias y sobreendeudamientos empresariales, entra en nuestra web www.fingo.es