El factoring es una forma de financiación a través de la cual una entidad financiera adelanta cobros a una empresa. Esto le permite a la empresa conseguir liquidez de forma inmediata antes de la fecha de cobro.

El factoring es de gran ayuda para las pymes ya que además de aumentar su tesorería incluye servicios adicionales como estudio de solvencia de sus clientes y la gestión del cobro de las facturas

factoring

Intervinientes en el factoring:

-El cedente: la  empresa que genera el crédito comercial y contrata el servicio de Factoring.

-El deudor: el que tiene que hacer el pago de los créditos comerciales.

Entidad de Factoring-Factor: entidad financiera que lleva a cabo la operación de factoring.

    Operación de factoring:

    Para llevar a cabo la operación de factoring hace falta una empresa y una entidad financiera por la cual, se ceden, total o parcialmente, los créditos comerciales a corto plazo a sus clientes explicitados en forma de facturas.

    A cambio de la cesión de los créditos, la entidad financiera adelanta esos importes de forma automática a la empresa emisora de las facturas, descontando una pequeña parte en concepto de intereses y comisiones.

    Tipos de factoring:

    -El factoring sin recurso Si el deudor de la factura no cumple con el pago de la misma la empresa (el cedente) no tendrá ninguna responsabilidad. La entidad financiera (entidad de Factoring-Factor) asume las pérdidas y los trámites para poder recuperar el dinero perdido.

    -El factoring con recurso: la entidad  de factoring factor se encarga únicamente de la gestión y cobro de las facturas del cliente de la empresa que contrata este servicio y de financiar la operación. Si hay impago, el cedente es quien corre con los gastos de la insolvencia.

    Ventajas del factoring:

    -El cedente no necesita esperar a la fecha de cobro para conseguir liquidez, obtiene liquidez inmediata apenas finaliza sus trabajos.

    -En el caso del factoring sin recurso, al empresa no asume riesgos. El riesgo de la operación por impago cae sobre la entidad financiera.

    -La entidad bancaria asume el cambio en el caso de que la factura sea en moneda extranjera.

    -La empresa no tiene que gestionar el cobro de las facturas, de esta forma aprovecha ese tiempo en hacer crecer su negocio.

    👇🏽Solicita la financiación que necesitas 👇🏽

    fingo

    Categorías: Financiación

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *