Un CFD o Contrato por diferencia es un contrato realizado por ambas partes, donde se estipula que, el vendedor, pagará al comprador, la diferencia entre el valor actual de un activo subyacente al momento de la finalización del contrato. En el caso de que se dé una diferencia negativa, será el comprador quien tenga que pagar al vendedor.

Con los CFDs se puede operar en diversos mercados como de acciones, criptomonedas, índices, materias primas, entre otros, y refleja qué rendimiento tiene el activo sin tener en propiedad el instrumento subyacente.

Son derivados financieros que, ayudan a los traders, a tomar ventaja en las subidas o bajadas de precio en los instrumentos financieros.

El trading de CFD es la compra y venta de contratos por diferencia. Una de sus mayores ventajas es que la persona puede invertir en el movimiento de precios en ambos sentidos, y el beneficio o la pérdida depende del grado de exactitud de su previsión.

Actualmente, es una de las herramientas de negociación más habitual entre los pequeños inversores, debido a su flexibilidad y fácil acceso, lo que conforma una alternativa interesante con respecto a las inversiones más tradicionales.

Categorías: Financiación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *