Ambos productos financieros están destinados a la financiación de inmovilizado material e inmaterial (activos productivos). Las entidades financieras ofrecen estos servicio para empresas que se encuentran en una etapa de crecimiento y necesitan ampliar y/o reformar sus instalaciones (adquisición de equipamiento, vehículos, muebles, un local, una nave o cualquier otro bien).

El leasing es un alquiler con derecho a compra, una vez haya finalizado el plazo de financiación, se puede pagar el valor residual y ser propietario del bien o devolver el bien, según lo establece el contrato.

El renting es un alquiler a largo plazo, y a diferencia del leasing no tiene la opción a compra de bienes. Sin embargo, todos los gastos de mantenimiento y utilización están incluidos, bajo determinadas condiciones.

Características del Leasing

La duración del contrato para la adquisición de bienes muebles es de 2 años como mínimo y 10 para bienes inmuebles. La cuota puede ser decreciente, creciente o constante y los gastos de mantenimiento del bien están a cargo del arrendatario. No existe un importe mínimo para solicitar este producto, siempre que sea un bien o inmueble destinado a la naturaleza del negocio.

Contablemente un leasing permite financiar el 100% del bien, incluido el IVA. Este sistema de financiación permite reducir el riesgo comercial y financiero, puesto que es la entidad bancaria quien adquiere el bien. Asimismo, su efecto contable es ventajoso porque acelera la amortización del activo financiado, reduciendo la base imponible del impuesto a sociedades o IRPF.

Cuando el destino de la financiación es para inversión (compra de bienes, inmuebles y reformas), el producto más adecuado es un leasing porque te permiten financiar el 100% del importe, más el IVA. El proveedor es de elección del solicitante, y pueden ser más de uno. Se debe contemplar que las entidades bancarias cobran una comisión de estudio, apertura, y cancelación, esta última tiene repercusiones impositivas y económicas en caso de incumplir el plazo mínimo legal.

Características del Renting

La duración del contrato es de corto plazo, oscila entre 1 y 5 años, es un sistema de financiación más flexible. La cuota incluye además del arrendamiento, gastos de arrendamiento, mantenimiento, soporte, post-venta, gestión de siniestros, etc.

Contablemente la cuota que se paga por el renting representa un gasto corriente, que mejora la planificación y control del gasto para la empresa eliminando los riesgos de obsolescencia tecnológica.

Categorías: Financiación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *